Archivo de la etiqueta: verano

Vacaciones en 3, 2, 1

Pues tal y como llevamos soñando varios meses de trabajo ininterrumpido (y con plazos tirando a cortos), por fin ha llegado el descanso del guerrero y podemos tomarnos unos días de vacaciones. El aire acondicionado no lo vamos a poder apagar, pero el ordenador, nuestra fuente de alegrías y desdichas, va a ser que sí.

Nuestras expectativas vacacionales son muy simples: descansar, descansar y descansar. No tocar una tecla a no ser que sea estrictamente necesario y/o imperativo vital. Y desconectar. Ah,  qué idea más maravillosa la de desconectar, y eso que no es que nos prodiguemos en las redes, escasez producto de una mezcla de timidez innata y de la (sana a nuestro entender) creencia de que tampoco hay tanta gente a la que le interese lo que hagamos/pensemos/digamos.

Uf, y ahora parece que pontificamos… ¡Vade retro! Es el calor, vais a tener que disculparnos.

En fin, a lo que íbamos, a las vacaciones.

El objetivo va a ser este:

vacaciones verano desconectar

Vacaciones ideales

El cachorro es una monada y la hamaca también. Lo de la playa y el sol no nos gusta tanto, pero también se puede colgar la hamaca en algún lugar a la sombra. O echarse una buena siesta debajo del aire acondicionado… Los detalles están todavía un poco difusos.

Sea como sea, disfrutad de vacaciones si las tenéis y si no, mucha levedad en el ser y en el estar.

¡Nos vemos a la vuelta!

Vacaciones en 3, 2, 1 fue modificado por última vez: Agosto 10th, 2017 por Moonmates

De calores primaverales y otras hierbas

Ah, sí, como que no íbamos a hablar nosotras del temita. De calores primaverales y otras hierbas… hierbas secas, se entiende, porque poco (nada) verde queda por nuestros respectivos lares. A lo mejor por eso nos encantan las fotos de frondosos bosques con su riachuelo y su casita pintoresca. Y mucha sombra. Algo que tampoco abunda, que se ve que como en el extranjero nos conocen por el sol, no es plan de taparlo de alguna manera.

No vamos a hablar de si en los colegios debería haber aire acondicionado o no, o de si deberían tener un buen aislamiento térmico (que igual sirve para verano o para invierno), una buena orientación, zonas de sombra y un ratio lógico y razonable de alumnos por aula. Upsss, parece que ya hemos dicho algo.

Tampoco vamos a hablar de las fiestas escolares que se alargan de madrugada para gozo de padres, no tanto así de sufridos vecinos. Upsssssssss, y ya van dos.

De lo que sí vamos a hablar es de lo que nos gustaría hacer a nosotras ahora mismo, hasta que pase el dichoso verano que todavía no ha llegado (¡Madre mía, si esto ha sido en primavera, julio y agosto pueden ser mortales de necesidad!). Y como dicen que una imagen vale más que mil palabras (algo discutible, pero es lo que se anda diciendo por ahí), os ponemos la siguiente:

 

Muchacha en hamaca

Girl in a hammock

¿Veis? Una hamaca. Árboles. Sombra. Y nada que hacer. Sobre todo eso, nada que hacer salvo dormir (esa buena siesta), leer o contar mosquitos… Ejem, esto último se nos ha colado, será por las picaduras que ya llevamos a cuestas.

Un sueño precioso, lo sabemos. Pero juramos por San Split que no hemos tomado ninguna hierba, aunque aparezcan en el título de la entrada. En fin, como no nos queda más remedio que seguir dándole a la tecla (y afortunadas somos de hacerlo), nos contentaremos con seguir soñando con un lugar verde, frondoso y fresco.

Y a quienes nos leéis, recordad: bebed mucha agua, usad protección solar y buscad la sombra siempre que podáis. Ah, y por mucho que nos gusten los abanicos, hay ocasiones en las que solo sirven para remover el aire caliente, por mucho que rebuznen algunos elementos.

De calores primaverales y otras hierbas fue modificado por última vez: Julio 15th, 2017 por Moonmates

Abanicando que es gerundio

Pues sí, ha llegado el momento de contar la anécdota a la que nos referíamos aquí, básicamente porque, teniendo en cuenta las miradas libidinosas que reciben ciertos abanicos cuando los sacamos de paseo, va camino de repetirse cualquier día de estos…

Os ponemos en situación: terracita de restaurante, una comida de amigos, calorcito, cervecitas y abanico fuera para refrescar un poco. Imaginaos ese rato de relajación, con buena comida y buena compañía, con risas y ambiente distendido. Pinta bien, ¿verdad? Pues ahora imaginaos que os ponéis de pie y se os acerca una mujer de cierta edad ya, muy señorona ella, y os suelta: «Oye, ¿ese abanico de dónde lo has sacado? Porque a mí se me ha perdido uno igual».

Ajá.

Eso mismo.

A la buena señora se le había perdido uno igual.

Qué casualidad.

Así que allí estáis, de pie en la terraza, delante de una mujer a la que no conocéis de nada, con el abanico tan bonito que os regalaron hace un montón de años, sin saber muy bien cómo reaccionar porque no os esperabais que alguien le echara tanto morro al asunto. Al final, lo zanjáis con un «Señora, este abanico es mío» y os vais, porque no vais a montarle un pollo a una mujer que tiene más años que vuestra propia madre (sí, la misma que os regaló el abanico), entre otras cosas.*

¿Qué quería la mujer al acercarse de esa manera? ¿Se creía que le ibais a dar el abanico sin más? ¿Porque le había llamado la atención? ¿Y si lo que le llama la atención es el anillo que lleváis ese día o la cazadora de cuero? «Oye, ¿esos pendientes de dónde los has sacado? Porque a mí se me han perdido unos iguales.»

Es la filosofía del «Si cuela, cuela».

Y olé.

 

* Nota: Hemos omitido del relato toda la retahíla de epítetos que pasaron por la mente en aquel momento a fin de no herir la sensibilidad del ente lector de esta entrada.

Abanicando que es gerundio fue modificado por última vez: Julio 15th, 2017 por Moonmates

De avances y tiempo estival

Hoy sí, aquí está la entrada que pensábamos publicar la semana pasada pero que acabó guardada por el Aviso a navegantes.

Ya hablamos del calor y de lo mucho que apetecen las SIESTAS (nos gusta escribir la palabra así, en mayúsculas, es como que le da más empaque) en esta época del año, cuando el cuerpo se te queda medio tonto y el cerebro… Mejor no hablamos de cómo se quedaría el cerebro de no ser por los aires acondicionados. Que sepáis que tenemos un santoral muy particular: San Google que Estás en las Redes y San Split que Vives Colgado de la Pared tienen un papel preponderante en nuestras vidas. Somos muy devotas. Mucho.

Claro que las SIESTAS son solo una de las cosas que se pueden hacer con temperaturas infernales. También queda la opción de ponerse al día con las series. O leer. Si se tiene algo que llame la atención y enganche a un cerebro con la materia gris medio licuada, claro. Y eso sí que es un problema, al menos para nosotras. Veréis, con este trabajo, nos pasamos el día leyendo. Leemos la historia que tenemos que traducir, leemos la traducción que realizamos, leemos toda la información necesaria (la documentación puede ser o muy interesante o muy tediosa, pero hay que hacerla) y volvemos a leerlo todo para comprobar que está como tiene que estar. Si nos seguís en Facebook, ya sabéis que tenemos unos #dedostraviesos muy activos. Así que, para la lectura que es totalmente de ocio, hemos acabado con un reducido número de escritores. Muy reducido.

¿Vais entendiendo por dónde van los tiros? Reducido número de escritores = pocos libros al año. Y si ya nos hemos leído los que ya han salido en el año, por eso de que vamos al día con las series/sagas, ¿qué nos queda? Tirarnos de los pelos y cerrar los ojos para no ver los capítulos de promoción y demás cosas que publican para despertar la curiosidad de los lectores. Porque no, no nos gusta leer capítulos sueltos. De hecho, nos llevamos un buen chasco cuando creemos que queda más libro y resulta que lo del final son páginas de promoción del siguiente… un siguiente que no saldrá en varios meses.

Hace muy poco, vimos que Ilona Andrews publicaba un avance de White Hot, el segundo libro de la serie Hidden Legacy. También sabemos que J.D. Robb ya ha publicado avances de la siguiente entrega de los libros de Eve Dallas, Apprentice In Death, que saldrá a la venta en septiembre de este año. Y que Mary Balogh tiene prevista la publicación de una nueva serie en noviembre, cuyo primer libro será Someone to love (el primer capítulo está justo al final de último de la serie The Survivor’s Club). Por si fuera poco, estamos suscritas al boletín de noticias de varias escritoras, como Eloisa James, y recibimos un cálido aviso de cualquier material nuevo (avances incluidos).

Portada de White Hot, de Ilona Andrews, en la que se ve a una pareja abrazada con la ciudad de fondo

Portada de White Hot, de Ilona Andrews

Portada de Apprentice in death, de J.D. Robb, con una escena nocturna de Nueva York

Portada de Apprentice in death, de J.D. Robb

¿Por qué nos sometemos a esta tortura? No os creáis, nos lo preguntamos a menudo. Por un lado, queremos saber cuándo saldrán los siguientes; pero por otro, no queremos saber nada del libro en cuestión. Si no nos enteramos quiénes serán los protagonistas hasta abrir el libro, casi mejor.

Así que aquí estamos, estos días con menos calor y el cerebro algo más activo, pero pensando ya en los días de verano con unos días interminables y bochornosos gracias a las últimas tormentas, sin lectura aparente (algún nombre nuevo hay, ahora solo necesitamos las ganas y la predisposición a dejarnos enganchar) y con la tarea de esquivar esa información de más.

De avances y tiempo estival fue modificado por última vez: Julio 15th, 2017 por Moonmates

Nuevos aires

¡Sí, tenemos nuevos aires! Y ese «aires» es de lo más literal que podáis imaginar. ¿Por qué? Pues porque ¡tenemos abanicos nuevos! ¡La colección crece! Esto… mucha exclamación, será cosa del café y la aceleración que llevamos encima.

El asunto es que estamos bien contentas. Nuestros bolsillos no lo están tanto, pero no se puede tener todo en esta vida. Y le tenemos echado el ojo a unos más, que nos faltan colores… Ejem…

Aquí van fotos de las colecciones (falta alguno que otro, perdido en las inmensidades de los bolsos, esos pozos sin fondo):

Seis abanicos abiertos, cuatro en color madera de diferentes tonalidades y dos negros

Colección de abanicos en tierras cordobesas

Colección de abanicos en tierras malagueñas

 

¿A que son bonitos? Y no os contamos el arte que tenemos para manejarlos… Esto suena a ¡Alerta Abuela!, pero es que de ellas nos viene la costumbre, así que tampoco está tan mal. Y mientras no inventen un sistema de aire acondicionado para las calles, nosotras seguiremos echándolos al bolso. Y otro día lo mismo os contamos una anécdota muy curiosa que le pasó a una de nosotras precisamente con un abanico y una señora con muy buen ojo y mucha cara dura.

Nuevos aires fue modificado por última vez: Julio 15th, 2017 por Moonmates