Archivo de la etiqueta: series

Series, sagas y toda la pesca

Aunque el título es un poco vago, más o menos como nos sentimos hoy viernes, a las puertas de un fin de semana que se nos presenta veraniego total (¡Hola, manga corta!), lo de series, sagas y toda la pesca es bastante apropiado en este caso. ¿Por qué? Ahora mismito os lo decimos.

Una de las que os hablan acaba de terminarse la quinta entrega de la serie The Others, de Anne BishopEtched in bone, con toda la ilusión del mundo. Y aunque esta autora tiene sus defectos (¡Esas descripciones tan… descriptivas!), el mundo que ha creado engancha desde ese primer prólogo, en el que nos viene a decir que los humanos somos carne. Tal cual. Y por lo visto muy apreciada entre las demás especies.

Portada de Etched in bone

Etched in bone de Anne Bishop

A lo que íbamos: que se acaba el libro, que acaba de salir a la venta, y ha gustado, con sus más y sus menos, pero ha gustado, así que vamos a consultar el oráculo (quien dice oráculo, dice la página de la autora o Goodreads) para saber cuándo saldrá el siguiente, y ahora es cuando viene la sorpresa. ¡No hay! ¡Es el último!

[Grito desgarrador y desolado]

Por lo visto, la autora ha decidido que esta línea argumental ya está en las últimas y la ha cerrado de alguna manera (final tierno, pero abiertísimo), pero que va a aprovechar el mundo tan interesante que ha creado para trasladarse a otra parte, con protagonistas nuevos, y continuar contándonos las aventuras y desventuras de los humanos en mundo donde no están en lo más alto de la pirámide alimenticia.

Rumiando las sensaciones que han dejado los libros de la serie, la verdad es que es más que comprensible la decisión de la autora, porque la otra opción sería alargarla eternamente y meter un montón de paja. Al menos, de momento. Tal vez en un futuro pueda retomar este hilo con alguna idea novedosa o nos permita conocer el devenir de los protagonistas en algún comentario de pasada en los libros nuevos, pero hay que reconocer que no daba mucho más de sí.

Así que, con todo el dolor del mundo, toca despedirse de Meg, Simon, Sam, Skippy y los demás. Pero mejor una despedida a tiempo que ver cómo se desdibuja una serie que te ha gustado mucho, tanto que llega a perder su esencia. Y esta última parte, la de perder la esencia, es nuestro «toda la pesca» del título de la entrada. Porque ¿para qué continuar cuando ya está todo el pescado vendido?

 

De avances y tiempo estival

Hoy sí, aquí está la entrada que pensábamos publicar la semana pasada pero que acabó guardada por el Aviso a navegantes.

Ya hablamos del calor y de lo mucho que apetecen las SIESTAS (nos gusta escribir la palabra así, en mayúsculas, es como que le da más empaque) en esta época del año, cuando el cuerpo se te queda medio tonto y el cerebro… Mejor no hablamos de cómo se quedaría el cerebro de no ser por los aires acondicionados. Que sepáis que tenemos un santoral muy particular: San Google que Estás en las Redes y San Split que Vives Colgado de la Pared tienen un papel preponderante en nuestras vidas. Somos muy devotas. Mucho.

Claro que las SIESTAS son solo una de las cosas que se pueden hacer con temperaturas infernales. También queda la opción de ponerse al día con las series. O leer. Si se tiene algo que llame la atención y enganche a un cerebro con la materia gris medio licuada, claro. Y eso sí que es un problema, al menos para nosotras. Veréis, con este trabajo, nos pasamos el día leyendo. Leemos la historia que tenemos que traducir, leemos la traducción que realizamos, leemos toda la información necesaria (la documentación puede ser o muy interesante o muy tediosa, pero hay que hacerla) y volvemos a leerlo todo para comprobar que está como tiene que estar. Si nos seguís en Facebook, ya sabéis que tenemos unos #dedostraviesos muy activos. Así que, para la lectura que es totalmente de ocio, hemos acabado con un reducido número de escritores. Muy reducido.

¿Vais entendiendo por dónde van los tiros? Reducido número de escritores = pocos libros al año. Y si ya nos hemos leído los que ya han salido en el año, por eso de que vamos al día con las series/sagas, ¿qué nos queda? Tirarnos de los pelos y cerrar los ojos para no ver los capítulos de promoción y demás cosas que publican para despertar la curiosidad de los lectores. Porque no, no nos gusta leer capítulos sueltos. De hecho, nos llevamos un buen chasco cuando creemos que queda más libro y resulta que lo del final son páginas de promoción del siguiente… un siguiente que no saldrá en varios meses.

Hace muy poco, vimos que Ilona Andrews publicaba un avance de White Hot, el segundo libro de la serie Hidden Legacy. También sabemos que J.D. Robb ya ha publicado avances de la siguiente entrega de los libros de Eve Dallas, Apprentice In Death, que saldrá a la venta en septiembre de este año. Y que Mary Balogh tiene prevista la publicación de una nueva serie en noviembre, cuyo primer libro será Someone to love (el primer capítulo está justo al final de último de la serie The Survivor’s Club). Por si fuera poco, estamos suscritas al boletín de noticias de varias escritoras, como Eloisa James, y recibimos un cálido aviso de cualquier material nuevo (avances incluidos).

Portada de White Hot, de Ilona Andrews, en la que se ve a una pareja abrazada con la ciudad de fondo

Portada de White Hot, de Ilona Andrews

Portada de Apprentice in death, de J.D. Robb, con una escena nocturna de Nueva York

Portada de Apprentice in death, de J.D. Robb

¿Por qué nos sometemos a esta tortura? No os creáis, nos lo preguntamos a menudo. Por un lado, queremos saber cuándo saldrán los siguientes; pero por otro, no queremos saber nada del libro en cuestión. Si no nos enteramos quiénes serán los protagonistas hasta abrir el libro, casi mejor.

Así que aquí estamos, estos días con menos calor y el cerebro algo más activo, pero pensando ya en los días de verano con unos días interminables y bochornosos gracias a las últimas tormentas, sin lectura aparente (algún nombre nuevo hay, ahora solo necesitamos las ganas y la predisposición a dejarnos enganchar) y con la tarea de esquivar esa información de más.

Series eternas

Cuando alguien nos pregunta cómo podemos llevar cuarenta y dos (42) libros leídos de una misma serie, y eso sin contar las historias cortas, tenemos que reconocer que ni nosotras mismas nos lo explicamos. Parece una serie eterna, eternísima, y sin visos de acabar. La única razón que podemos dar es que nos hemos enamorado de los personajes que J.D. Robb ha creado en su serie In Death. Ya no hablamos de Roarke (que es muy Roarke y mucho Roarke, parafraseando a nuestro… docto presidente del gobierno) ni de Eve (sí, estamos enamoraditas de Eve), sino de todos los demás. Desde Summerset hasta el detective nuevo de la división (y no hablamos del flamante detective, que es un spoiler como una catedral). Desde Nadine Furst hasta Dennis Mira. Ah, Dennis Mira… Tiene un papel importantísimo en la última entrega de la serie, Brotherhood in Death, y con cada aparición nos enamora un poco más.

Portada de Brotherhood in Death, de J.D. Robb

Brotherhood in Death (nº 42 de la serie)

Empezamos a leer las novelas de Eve Dallas allá por… ¿2004? ¿2005? Nos las recomendó una amiga (Pilo, esa recomendación no se puede pagar) y empezamos leer Naked in Death con un poco de reserva, porque ya sabemos lo que puede pasar con las recomendaciones de amigos. Y hay que tener en cuenta que es una historia futurista. Una historia de polis yanquis en el futuro… Vamos a resumir diciendo que en menos de un año ya estábamos al día de la lectura.

Hay un momento en toda serie, sobre todo si es tan larga como esta, en que su autor tiene que decidir qué camino tomar. Y J.D. Robb ha decidido ampliar el mundo de Eve y Roarke (sobre todo el de Eve), nos ofrece una visión plena del grupo de personas que se ha reunido en torno a la pareja protagonista. Seguimos viendo pinceladas de su vida en común, con sus peleas (menudo genio se gastan los dos), sus reconciliaciones y sus manías; pero hasta las escenas de sexo son más cortas y menos trascendentes (quien haya leído a esta autora, ya firme como J.D. Robb o como Nora Roberts, sabe que sus escenas de cama tienen algo de místico), algo que la trama agradece, la verdad sea dicha. En definitiva, se ha centrado en el día a día de una teniente de homicidios un tanto especial… y para nosotras que ha acertado.

Después del chasco que nos llevamos con el último de Eloisa James, no sabéis lo bien que sienta abrir el número 42 de una serie y no querer soltar el libro hasta llegar al final. Porque si bien hay series que se te pueden hacer eternas, hay otras que quieres que lo sean.