Archivo de la etiqueta: grijalbo

V de Vagina, de Alyssa Dweck y Robin Westen

Menudo título, ¿eh? V de Vagina, de Alyssa Dweck y Robin Westen. Ahí es nada. Pues si nos llegáis a ver la cara cuando nos preguntaron si nos interesaba traducir un «libro de la vagina»… «Cuenta, cuenta, que nos ha picado la curiosidad», fue nuestra respuesta (fue más larga, pero por abreviar y eso). Lo que sucedió después ya es historia, básicamente porque el 4 de noviembre se puso a la venta el libro.

 

Vagina salud placer hormonas dweck resten

V de Vagina, de Alyssa Dweck y Robin Westen

Difícil de traducir, no solo por el contenido en sí (que había que hilar fino) y por las adaptaciones más que necesarias (el sistema sanitario estadounidense no se parece en nada al español), sino porque estábamos limitadas por el espacio de cada hoja, ya que el libro va ilustrado.

Así que tuvimos que usar la imaginación (mucha) para no pasarnos de los caracteres. Sí, eso mismo, caracteres. Vamos, que tuvimos que ir comprobando casi párrafo a párrafo para no pasarnos demasiado de lo que había en el original. Algunas veces hasta conseguimos reducirlo (gracias, hados de la traducción).

V de Vagina leyendas urbanas mentiras regla virginidad

Páginas interiores de V de Vagina

Como os podéis imaginar, no se parece en nada a una novela ni tampoco es un libro de consulta al uso. Está pensado para hablar de forma sencilla y accesible de un tema sobre el que siguen pesando muchos tabúes. La regla, los métodos anticonceptivos, los juguetes sexuales, la menopausia, las enfermedades de transmisión sexual (si eres mujer y no sabes lo que es una infección por cándidas, te ha tocado la lotería, sobre todo si te gusta la ropa ajustada).

Si ya os conocéis bien, y sí, nos dirigimos al público femenino, no os va a descubrir la pólvora. Si no lo tenéis claro, es una forma amena de despejar dudas. En cuanto al público masculino, igual se lleva alguna que otra sorpresa al leerlo, que tampoco estaría de más…

 

Sissi, emperatriz rebelde de Allison Pataki (Sissi 2)

Ah, recordamos perfectamente la cara de sorpresa que se nos quedó cuando abrimos el paquete y vimos que nos habían llegado los ejemplares justificativos de Sissi, emperatriz rebelde de Allison Pataki (Sissi 2, como podréis ver en algunos sitios, ya que es la continuación de Sissi, emperatriz accidental). Pero… ¡si hacía nada que habíamos entregado la traducción! Y ahí lo teníamos, precioso y en todo su esplendor (y grosor).

Sissi 2 allison pataki

Sissi, emperatriz rebelde

Lo bueno de este libro es que es prácticamente imposible destriparlo, porque la historia está ahí al alcance de todos, así que…

Como os podéis imaginar, Sissi, emperatriz rebelde retoma la vida de la emperatriz al poco tiempo de finalizar el libro anterior, pero en esta ocasión nos sumerge de lleno en la convulsa Europa de finales del siglo XIX, con todas las guerras, las unificaciones de países (Italia y Alemania, por ejemplo) y el sinfín de cambios políticos, sociales y económicos que acabaría desembocando en la Primera Guerra Mundial, aunque para entonces Sissi ya había muerto y poco quedaba del imperio de su marido. El mundo nunca volvió a ser lo que era.

Para Sissi, eso significó participar como protagonista en la Exposición Universal de Viena de 1873, pero también fue testigo del ocaso de su marido, de la locura de su primo Luis (que dejó obras impresionantes como el castillo de Neuschwanstein), de la desgracia de sus hermanas, de la muerte de su primogénito… No, no es una historia con final feliz.

Si queréis conocer un poquito más lo que pudo ser la vida de Sissi (recordad que no deja de ser un ejercicio de ficción por parte de la autora), seguro que os gusta. Si preferís quedaros con la imagen dulce y almibarada de las películas, tal vez no sea para vosotros.

Y si queréis ver fotos de algunos de los lugares que se mencionan en los libros sin tener que buscarlos en Internet, os ponemos el enlace al tablero de Pinterest que hemos creado (y al que iremos añadiendo cosas según tengamos tiempo). Como somos así de originales, le hemos puesto Sissi de nombre.

Ah, sí, nuestras dotes de vendedoras salen a relucir una vez más. Ains.