Archivo de la etiqueta: abanicos

Abanico azul oscuro con borde más claro y siluetas de pájaros en las varillas

Vendaval

¡Amarraos los sombreros y cualquier cosa susceptible de salir volando! ¿Por qué? Porque con el último alijo de abanicos (¡Sorpresa! Ejem), podríamos provocar un vendaval. Si fuéramos capaces de manejarlos todos a la vez, claro, cosa dificililla con dos manos nada más.

El asunto es que una de nosotras recibió un precioso abanico como regalo de cumpleaños (¡Gracias!), pero también la noticia de que la tienda en cuestión cerraba por jubilación y estaba liquidando el stock. Abanicos con el 40 % de descuento.* Abanicos preciosos y de calidad. «¡Corre que se vuelan!», dijeron. O algo del estilo.

Así que ni cortas ni perezosas, por eso de que se volaban, se procedió a realizar una visita a la tienda que dejó cierta cartera temblando pese al descuento (también nos trajimos la buena noticia de que abrirá una nueva tienda donde podremos seguir dando rienda suelta a nuestra pasión por los abanicos cuando la situación económica lo permita). Pero vaya si ha valido la pena.

Aquí tenéis el desencadenante de todo:

Abanico azul oscuro

Precioso regalo de cumpleaños

Y aquí lo que se desencadenó:

Seis abanicos de diferentes colores

Alijo de abanicos

Como hemos dicho, había que aprovechar el descuento, aunque el descuento venga motivado por una mala noticia.

Mmm, en vista de nuestra pasión por los abanicos, al final hasta creamos categoría propia. Ya la vemos, ya, entre la de Gajes del oficio y Mundo lector, por ejemplo. O por debajo de Novedades…

*Si queréis más información acerca de la tienda, la noticia del cierre, con la anotación de la apertura de la nueva, la tenéis aquí.

Vendaval fue modificado por última vez: agosto 23rd, 2017 por Moonmates

Abanicando que es gerundio

Pues sí, ha llegado el momento de contar la anécdota a la que nos referíamos aquí, básicamente porque, teniendo en cuenta las miradas libidinosas que reciben ciertos abanicos cuando los sacamos de paseo, va camino de repetirse cualquier día de estos…

Os ponemos en situación: terracita de restaurante, una comida de amigos, calorcito, cervecitas y abanico fuera para refrescar un poco. Imaginaos ese rato de relajación, con buena comida y buena compañía, con risas y ambiente distendido. Pinta bien, ¿verdad? Pues ahora imaginaos que os ponéis de pie y se os acerca una mujer de cierta edad ya, muy señorona ella, y os suelta: «Oye, ¿ese abanico de dónde lo has sacado? Porque a mí se me ha perdido uno igual».

Ajá.

Eso mismo.

A la buena señora se le había perdido uno igual.

Qué casualidad.

Así que allí estáis, de pie en la terraza, delante de una mujer a la que no conocéis de nada, con el abanico tan bonito que os regalaron hace un montón de años, sin saber muy bien cómo reaccionar porque no os esperabais que alguien le echara tanto morro al asunto. Al final, lo zanjáis con un «Señora, este abanico es mío» y os vais, porque no vais a montarle un pollo a una mujer que tiene más años que vuestra propia madre (sí, la misma que os regaló el abanico), entre otras cosas.*

¿Qué quería la mujer al acercarse de esa manera? ¿Se creía que le ibais a dar el abanico sin más? ¿Porque le había llamado la atención? ¿Y si lo que le llama la atención es el anillo que lleváis ese día o la cazadora de cuero? «Oye, ¿esos pendientes de dónde los has sacado? Porque a mí se me han perdido unos iguales.»

Es la filosofía del «Si cuela, cuela».

Y olé.

 

* Nota: Hemos omitido del relato toda la retahíla de epítetos que pasaron por la mente en aquel momento a fin de no herir la sensibilidad del ente lector de esta entrada.

Abanicando que es gerundio fue modificado por última vez: julio 15th, 2017 por Moonmates

Nuevos aires

¡Sí, tenemos nuevos aires! Y ese «aires» es de lo más literal que podáis imaginar. ¿Por qué? Pues porque ¡tenemos abanicos nuevos! ¡La colección crece! Esto… mucha exclamación, será cosa del café y la aceleración que llevamos encima.

El asunto es que estamos bien contentas. Nuestros bolsillos no lo están tanto, pero no se puede tener todo en esta vida. Y le tenemos echado el ojo a unos más, que nos faltan colores… Ejem…

Aquí van fotos de las colecciones (falta alguno que otro, perdido en las inmensidades de los bolsos, esos pozos sin fondo):

Seis abanicos abiertos, cuatro en color madera de diferentes tonalidades y dos negros

Colección de abanicos en tierras cordobesas

Colección de abanicos en tierras malagueñas

 

¿A que son bonitos? Y no os contamos el arte que tenemos para manejarlos… Esto suena a ¡Alerta Abuela!, pero es que de ellas nos viene la costumbre, así que tampoco está tan mal. Y mientras no inventen un sistema de aire acondicionado para las calles, nosotras seguiremos echándolos al bolso. Y otro día lo mismo os contamos una anécdota muy curiosa que le pasó a una de nosotras precisamente con un abanico y una señora con muy buen ojo y mucha cara dura.

Nuevos aires fue modificado por última vez: julio 15th, 2017 por Moonmates