Ah, sí, como que no íbamos a hablar nosotras del temita. De calores primaverales y otras […]