Ah, qué raro es que se traduzcan las antologías de historias cortas, a no ser que […]